Image
25 junio, 2018

Tu piel: la vía de comunicación más sincera

Apaga la luz. Enciende una vela. Túmbate. Cierra los ojos. Inhala. Exhala. Lleva tu mente hacia tu cuerpo. Siente. ¿Qué sientes? ¿qué percibes?. Eso que tu cerebro acaba de recordarte es lo que nunca debes olvidar. Tu piel.

Si te preguntaran cuál es tu mayor órgano sexual, ¿qué responderías? Muchas veces cuando nos preguntamos sobre dónde reside nuestro erotismo y nuestra recepción del placer pensamos directamente en los genitales, pero hay algo mucho más poderoso que ellos, todo nuestro cuerpo. Nuestros cuerpos están recubiertos por 2 metros cuadrados de piel por la que recibimos y emitimos multitud de sensaciones. La piel no solo es un órgano receptor, sino que a través de ella también nos comunicamos. Destilamos nuestros propios olores, nuestro sabor y textura. Cada una de nosotras somos únicas y nuestra piel nos lo recuerda.

¿Reconoces a qué hueles? Te sabes de memoria las estadísticas de tus redes sociales, conoces las noticias al minuto y el último escándalo social convertido en trending topic, pero ¿sabrías reconocer tu olor? Corriendo e hiperexcitadas, así es como vivimos. Rodeadas de excitantes que nos hacen olvidar lo que es realmente sentir y excitarse. Excitarse por esa leve brisa que te ha acariciado mientras esperabas al metro esta mañana. Excitarse por ese mechón de pelo que se ha posado en tu hombro y ha hecho que se te erice la piel. Excitarse. Ha llegado la hora de que vuelvas a sentir de verdad, de que dejes la estimulación anodina y recuperes todas las propiedades de tu mayor órgano sexual. Ha llegado el momento del #RelaxPower.

 

Ha llegado la hora de que vuelvas a sentir de verdad, de que dejes la estimulación anodina y recuperes todas las propiedades de tu mayor órgano sexual. Ha llegado el momento del #RelaxPower.

 

Un viaje sensorial

Los sentidos se alimentan unos de otros y si probamos a anular uno de ellos hace que el resto se intensifiquen. Por ello, para disfrutar más de nuestra piel podemos probar a eliminar la vista del juego y así provocarla y hacer que esté más atenta a cada estímulo. A lo largo de todo el cuerpo tenemos 170 puntos sensoriales y tardamos sólo 0,12 segundos en sentir una caricia. Nuestras pieles están acostumbradas a determinadas sensaciones como el tacto de nuestras propias manos o de otras que la visitan asiduamente, por ello para sorprenderla y estimularla podemos probar a aplicarle diferentes afrodisíacos. No, los afrodisíacos no son solo alimentos que nos hacen elevar los niveles de excitación, también por vía cutánea podemos aumentar nuestra libido. Y tenemos la clave de cómo hacerlo. En una sola palabra: Aphrodisia. Aphrodisia es un festín, es un banquete de sensaciones, emociones y excitaciones. Pero no es solo una palabra bonita, es una colección de estimulantes corporales que prometen elevar a la quinta esencia nuestros encuentros eróticos. Nos comunicamos con nuestras parejas a través de nuestros cuerpos, ¿por qué no probar un nuevo lenguaje para disfrutar en común?

 

Aphrodisia es un festín, es un banquete de sensaciones, emociones y excitaciones. Pero no es solo una palabra bonita, es una colección de estimulantes corporales que prometen elevar a la quinta esencia nuestros encuentros eróticos.

 

Quiero retar a Aphrodisia de Bijoux Indiscrets y por ello coloco delante de mí la vela de masaje con ese característico olor. Sé que he dicho que la piel es el órgano sexual más grande, pero no debemos olvidar que es inevitable que vaya acompañado de sus compañeros y es que el olfato es para mí uno de los mayores receptores de erotismo. Abro la vela y respiro hondo. El aroma leve se cuela por mis orificios nasales y me penetra. El olor es difícil de describir, no empalaga, no se hace excesivo, es la mezcla perfecta que lo hace adictivo.

 

La enciendo y la dejo sobre la mesa mientras re-conecto con mi cuerpo y el cuerpo que se encuentra a mi lado. Siento la calma y no puedo dejar de prestar atención al aroma que me llega de la llama encendida. 15 minutos después e impaciente por probarla sobre mi piel, pongo en marcha el poder de la relajación de Aphrodisia. Soplo y veo como la mecha desaparece dejando parte de la vela líquida y cálida. Meto la yema del dedo para comprobar el calor y ver que está a la temperatura perfecta para transmitir calidez sin dañar. Me pongo un poco sobre la palma de la mano y la extiendo sobre el cuerpo. Es ligera y sedosa. Deja sobre la piel una fina capa aromática que el cuerpo va absorbiendo y sintiendo. La sensación resbaladiza de la mano sobre la piel me recuerda a esa ligereza con la que se desplazan las patinadoras sobre el hielo. Fluir, esa es la palabra que me viene a la mente. Fluye, se mimetiza con nosotras. El olor es excitante y relajante. Los cuerpos bailan al son de un aroma y al ritmo de una sustancia que los une y los incita.

 

Abro la vela y respiro hondo. El aroma leve se cuela por mis orificios nasales y me penetra. El olor es difícil de describir, no empalaga, no se hace excesivo, es la mezcla perfecta que lo hace adictivo.

 

La sensación posterior es realmente agradable. No es pegajosa y empalagosa, todo lo contrario, es como si me hubiera bañado en aceites esenciales. ¿Conocéis esa sensación de llevar impregnado un olor y no poder para de olerte a ti misma? Eso es exactamente lo que me pasa cuando me aplico algún producto de Aphrodisia. Ahora sé que es el Relax Power. Esta no es una vela de masaje más. Su función supera la de facilitar el camino de las manos sobre la piel, todo lo que destila hace que el masaje, el contacto de las pieles se convierta en una experiencia nueva. Crea una atmósfera que envuelve el encuentro. Lo adorna y embellece.

Para mí Relax Power es adicción pura. En un día de esos en el que el Mundo te pesa y no ves el momento de llegar a casa pienso en ella. En su calor, color y aroma. En el gran momento de placer que es parar, respirar, activar la piel sentir y coger a Aphrodisia para descargar y volver a recargar.

 

Esta no es una vela de masaje más. Su función supera la de facilitar el camino de las manos sobre la piel, todo lo que destila hace que el masaje, el contacto de las pieles se convierta en una experiencia nueva.

 

Os voy a contar un secreto, a veces me pongo un poco del gel de masaje con el mismo aroma en el interior de las muñecas y así durante el día me recuerdo que en la vida a veces hay que parar y re-conectar con nosotras mismas. Pero que esto quede entre tú y yo.

ARS EROTICAS

Ars Eroticas es un espacio abierto donde descubrir el sexo y la sexualidad desde una perspectiva feminista. A través de muy diferentes maneras se ahonda en qué es el sexo y la sexualidad en nuestra sociedad, cómo podemos ir soltando todos los lastres sociales y redescubrirnos. Cada post es una llamada de atención sobre cómo podemos disfrutarnos y un golpe de efecto para derribar todos los tabúes que nos encasillan sexualmente.

Ars Eroticas pretende crear un movimiento sex positive y body positive para que seamos lo que deseemos en todos los aspectos de nuestras vidas.

Tras todo esto está María Torre, periodista especializada en sexualidad, género y feminismo y aprendiz 24h. Obsesionada con el sexo positivo quiere impregnar todos los rincones de sexo del bueno, de eso que nos hace ser nosotrxs mismos.

 

Instagram BLOG Twitter

 

Submit a Comment

Posted By

Categories

Room Service