Image
4 enero, 2017

Decálogo del mejor masaje erótico

Por Thais Duthie

unnamed

Seguro que alguna vez has acariciado la idea de sorprender a tu pareja con un masaje erótico y no has sabido por dónde empezar. Lo cierto es que no es fácil darlo: cuesta saber qué pasos seguir, qué hacer y qué no hacer, dónde darlo o qué materiales emplear. Esta práctica es ideal para llevar a cabo en casa y con pocos recursos, pero necesitas tener algunas cosas claras:

1. Crea el ambiente

Lo más probable es que tu amante no se espere la sorpresa que le tienes preparada. Para ayudarle a tomarse esta experiencia en serio, ten listo el espacio que quieres utilizar. Mi consejo: utiliza un lugar íntimo que no sea muy grande, como el dormitorio. Y, sobre todo, que sea tranquilo. Para evitar interrupciones, pon el móvil en silencio.

Si puedes, regula la intensidad de la luz para volverla más tenue, o consigue unas velas para iluminar un poco la habitación. Coloca una toalla o un paño sobre la cama para no mancharla y pon algo de música. En Spotify hay varias playlist que te pueden servir, como esta. Procura que los ritmos sean lentos y que permitan que tu pareja desconecte, por eso es mejor optar por melodías instrumentales.

2. Sé práctica: no eres masajista profesional

El fin del masaje erótico es estimular a tu pareja, por lo que no es necesario que te esmeres para darle otro tipo de masaje. Evita las contracturas: puede que toques algún punto sensible del cuerpo de tu pareja y causarle dolor. Ten en mente que este masaje será muy ligero y muy suave.

3. Usa un buen producto

Este punto es clave para que el masaje dé buen resultado. Puedes usar una crema hidratante, pero se absorberá demasiado rápido y no de dará mucho juego. Otra opción: el aceite de coco. Derrítelo en tus manos y aplícalo. Eso sí: la crema no es comestible y el aceite de coco no es demasiado agradable para lamerlo.

El producto ideal para este tipo de juegos es un aceite de masaje como los de Light my fire, disponibles en varios sabores (chocolate, fresa y caramelo). Los aceites tienen un efecto calor que excitará todavía más a tu amante y será todavía mejor si intercalas las caricias con lamidas o suaves mordiscos.

También puedes usar las velas de masaje Melt my heart (de chocolate, fresa y caramelo). Además de inundar la habitación con un olor increíble, hidrata muchísimo la piel y no contiene químicos.

A mí personalmente me gusta mucho el gel 2 en 1 de Aphrodisia que, aunque no es comestible, tiene un aroma afrodisíaco y mejora la lubricación (lo cual será útil en los puntos 8 y 9).

4. Viaja por todo el cuerpo

La diferencia entre puros preliminares y un masaje erótico se encuentra aquí. Los genitales no son lo más importante, por eso vas a empezar masajeando zonas muy lejanas, como la espalda o el cuello. Ve bajando por su cuerpo, descubriendo sus puntos sensibles y sus zonas erógenas. Aprovecha lo que sabes: ¿qué le gusta? ¿qué partes del cuerpo le excita que le toques? No olvides estar pendiente de sus reacciones para obtener información.

5. No te precipites

¡No corras! Ten paciencia. Dedícale tiempo a cada parte del cuerpo y deja los genitales para el final. De esta forma aumentarás la excitación de tu pareja de forma gradual y, cuando finalmente llegue al orgasmo, lo sentirá mucho más placentero.

6. Juega con los sentidos

Los sentidos tienen un valor fundamental en el sexo. Cuando bloqueas uno o varios sentidos, el resto se potencian. De esta forma, si le cubres los ojos con un antifaz, su sentido del oído estará mucho más receptivo. O bien: ponle unos auriculares con música que le excite. También puedes utilizar los aceites de masaje comestibles para estimular su sentido del gusto y del olfato; ponte un poco en los labios y bésale. Para el sentido del tacto, ¡lee el punto 7!

7. Utiliza las texturas

Muy relacionado con el punto anterior y con el fin de sacar provecho a los sentidos… date una vuelta por casa y busca texturas para intercalar con las caricias. Puede servir un guante de crin, algo metálico, un pañuelo de seda o un plumero, un poco de aceite caliente de una vela o un cubito de hielo. Este último suele gustar mucho y es infalible para aumentar su excitación.

8. Controla la situación

Ahora tú tienes el control. Tú decides cuándo dejas las caricias suaves para volverlas más intensas. O cuándo ha llegado el momento de estimular con más ganas sus zonas erógenas. Tómate el tiempo que quieras, pero siempre pendiente de las respuestas corporales de tu pareja.

Para aumentar las sensaciones, puedes usar algún producto cosmético estimulante como el bálsamo orgásmico Aphrodisia o el gloss para sexo oral.

9. Prepárate para un buen final feliz

¿Crees que ya ha llegado el momento? Pues pasa de las caricias a una lenta masturbación de forma paulatina. Aumenta la velocidad y la intensidad progresivamente hasta que notes que tu amante está muy cerca del orgasmo. Recuerda que eres tú quien tiene el poder… ¡de ti depende!

10. No rompas la magia

Has dedicado tiempo a crear un ambiente, a deleitar a tu pareja con caricias y a regalarle una de las mejores experiencias de su vida, así que tienes que estar a la altura. Quizá el orgasmo de tu pareja ha sido tan intenso que necesita descansar un poco. Túmbate a su lado y trata de obtener algún feedback para hacerlo todavía mejor la próxima vez.

En el fondo, esto es como todo: hay que practicar. Quizá en tu primera vez cometas algunos errores y olvides algunos puntos del decálogo, pero no dejes de guiarte por tu instinto. Suerte… ¡y que disfrutes de tus masajes!

THAIS DUTHIE

Thais Duthie_NinaLola (93)Nací en Barcelona, en los noventa. De niña me encantaba jugar a médicos y a día de hoy sigue siendo mi pasatiempo favorito. Crecí rodeada de libros y con los años acabé encontrando mi vocación en la literatura, y a eso me dedico actualmente. En mi tiempo libre me encanta escribir sobre sexo en distintos medios como MíraLES, Hay una lesbiana en mi sopa o El Món. Me gusta perderme en lugares remotos, descubrir cosas nuevas y fijarme en los detalles.

 

 

Síguela en Facebook Twitter Instagram

Submit a Comment