MELT MY HEART · Vela de masaje · Caramelo

Sea el primero en dejar una reseña para este producto

19,95 €

SKU: 0161

En existencias

Deja que su llama te cautive y que su aroma te hechice.


Fúndete junto a Melt My Heart, mientras te entregas a las caricias suaves y a los besos dulces sabor a caramelo.


Contenido : Vela de masaje sabor a caramelo (70g/ 2,37 Oz.fl)


REF.: 0161  

Descripción

Detalles

Beneficios


-      ¡No quema! Sus ingredientes naturales se funden a una temperatura baja.


-      El aceite de coco y almendra dulce hidratan y cuidan de tu piel. 


-      ¡No contiene cera! Textura no pegajosa que no obstruye los poros de tu piel.


-      ¡Comestible! Sabores deliciosos que te convertirán en el mejor postre.


-      Doble uso: perfuman tu habitación  y se funden en un aceite de masaje.


-      Mecha de algodón sin químicos:  No deja residuos ni olores en la vela.


-      ¡Disfrutarás hasta el final! Su contenido se derrite homogéneamente.


-      Su tapa hermética preserva el aroma durante más tiempo.


-      Juego para tus sentidos: estimula tu tacto, tu gusto y tu olfato.


-      Componentes 100% naturales. 100% Vegano. 0% Parabenos.


-      Fabricado en España.

Cómo se usa

Siempre me dijeron que si jugaba con fuego, podría quemarme.  Hasta que encontré a Melt My Heart.

Encendí la vela cuando acabamos de cenar. El aroma a caramelo nos hechizó,  me miró, nos besamos. Pasados unos minutos, la vela era ahora un fantástico aceite de masaje. Se acercó más a mi, me desnudó y me invitó a tumbarme. Acarició cada rincón de mi cuerpo. La temperatura era perfecta, el tacto era perfecto, sus manos eran perfectas, sus labios eran perfectos. Me abandoné a ese momento de placer. 

Ingredientes

Prunus Amydalus Duicis Oil, Cocos Nucifera Oil, Stearic Acid and Palmitic Acid, Butyrospermum Parkii Butter, Glyceryl Stearate SE, Parfum, Tocopherol, Squalane, Beta-sitosterol.

downloads

Productos Relacionados

Escribir Tu Propia Revisión

X
¡Te estábamos esperando!
La aventura del placer no podía comenzar hasta que tu no llegarás, y… ¡por fin estás aquí!